Información

¿Qué araña es esa en el sur de Brasil?


Me gustaría saber si es posible identificar la araña en la foto de abajo.

De hecho, como se muestra en la siguiente imagen, es muy pequeño.

Localización: Sur de Brasil.


9 de las arañas más mortíferas del mundo

En el mundo se encuentran más de 43.000 especies diferentes de arañas. De estos, se dice que solo un pequeño número es peligroso y menos de 30 (menos de una décima parte del uno por ciento) han sido responsables de muertes humanas. ¿Por qué tan pocas arañas son dañinas para los humanos? Gran parte de la razón puede deberse a las diferencias de tamaño entre las personas y las arañas. El veneno de araña está diseñado para funcionar en animales más pequeños, pero el veneno de algunas especies puede producir lesiones en la piel de las personas o producir reacciones alérgicas que provocan la muerte. Sin embargo, es importante comprender que la "muerte por picadura de araña" es muy rara, ya que las clínicas, los centros de control de intoxicaciones y los hospitales a menudo tienen a mano varios antivenenos específicos de especies (la antitoxina) para tratar la picadura.


Arañas asociadas con Psychotria carthagenensis Jacquin. (Rubiaceae): ramas vegetativas versus inflorescencias, y la influencia de Crematogaster sp. (Hymenoptera, Formicidae), en el sur del Pantanal, Brasil / Aranhas associadas a Psychotria carthagenensis Jacq. (Rubiaceae): ramos vegetativos versus inflorescencias, e una influencia de Crematogaster sp. (Hymenoptera, Formicidae), no Pantanal Sul, Brasil.

Las arañas se encuentran dispersas por casi todos los ambientes terrestres, siendo más abundantes en áreas de rica vegetación (Foelix, 1996). A microescala, la complejidad estructural de la planta se considera una de las principales variables para determinar la abundancia, la distribución del tamaño corporal y la formación de distintos gremios de arañas (Souza, 2007). La importancia de la estructura del hábitat en la biología de las arañas ha sido tema de numerosos estudios ecológicos (Halaj et al., 1998), que se aplican a varias especies de arañas en diferentes tipos de plantas en diferentes regiones (p. Ej., Gunnarson, 1990 Halaj et al., 1998 2000 Ysnel y Canard, 2000 Souza y Modena, 2004 Souza y Martins, 2004 2005 Romero y Vasconcellos-Neto, 2005).

Las ramas con inflorescencias son estructuralmente distintas de las ramas vegetativas y pueden representar microhábitats con diferentes atractivos para las arañas (Souza, 2007). Las inflorescencias suelen ser hábitats muy estructurados con una alta densidad de presas potenciales (por ejemplo, herbívoros y polinizadores) (Nentwig, 1993). Además, la presencia de inflorescencias agrega otra dimensión a la arquitectura vegetal debido al cambio en las condiciones microclimáticas y la disponibilidad de refugio contra los depredadores (Souza y Modena, 2004).

Psychotria carthagenensis Jacq. (Rubiaceae) es un arbusto sub-dosel que se encuentra en Pantanal en áreas de vegetación inundable, "cambarazal", "capao de vazante", suelos arenosos o arcillosos (Pott y Pott, 1994). Esta especie presenta pequeñas flores blancas con corola tubular, recolectadas en inflorescencias terminales cimósicas, tiene antesa diurna y comúnmente es polinizada por abejas y mariposas, siendo el néctar el principal recurso ofrecido (Consolaro, 2004). En este estudio se observó la presencia de hormigas del género Crematogaster en varias partes de la planta. Otros estudios han informado de una presencia significativa de hormigas en otras especies de Psychotria (por ejemplo, Nentwig, 1993 Altshuler, 1999). Cuando las hormigas están presentes en las plantas, su comportamiento depredador y belicoso hacia otros animales impide su acceso a varias estructuras de organismos vegetales (Altshuler, 1999), que pueden afectar principalmente la estructura de la comunidad de artrópodos, incluidas las arañas (Mody y Linsenmair, 2004). El objetivo de este trabajo fue analizar: i) la comunidad de arañas en las ramas vegetativas y reproductivas de P. carthagenensis con respecto a la abundancia relativa, la composición del gremio y la distribución del tamaño corporal, ii) la abundancia de hormigas en diferentes tipos de ramas, y iii) el comportamiento de las arañas cuando se pone en contacto con inflorescencias cubiertas de hormigas.

Este estudio se llevó a cabo del 1 al 4 de octubre de 2005, en dos fragmentos de galería forestal ubicados en las cercanías de "Base de Estudos do Pantanal (BEP)", "Pantanal do Miranda", Brasil Central (19 [grados] 34 ' S y 57 [grados] 00 'W). Se relevaron treinta plantas en un total de 60 ramas, dos por planta. En cada planta, un recolector muestreó una rama florecida y el otro una rama vegetativa, ambos utilizando bolsas plásticas de 0,60 x 0,40 m. Las ramas tenían aproximadamente 0,40 m de largo y 1,50 m sobre el suelo. Las ramas empaquetadas se cortaron con tijeras de podar y se empacaron en bolsas selladas con cinta adhesiva. La muestra dentro de las bolsas de plástico se almacenó en un congelador (-5 [grados] C) durante 12 horas antes de su examen en el laboratorio. Se midió cada araña (longitud de las quelíceras-fianders en milímetros) y se almacenó en alcohol al 70%. Las especies de arañas fueron luego identificadas por especialistas. Las arañas se clasificaron en gremios según Uetz et al. (1999). La abundancia relativa de hormigas entre las ramas vegetativas y reproductivas se estimó utilizando métodos similares a los que se realizaban anteriormente con las arañas. De las ramas florecidas solo se recogió la inflorescencia y de las ramas vegetativas se recogió la extremidad (unos 10 cm).

Se realizaron dos tratamientos para verificar interacciones agonísticas entre arañas y hormigas: inflorescencias con hormigas e inflorescencias sin hormigas. Cada tratamiento se realizó colocando una araña por inflorescencia y se observó su comportamiento en relación a las hormigas. La araña que permaneció en la rama hasta cinco minutos se consideró "establecida" y la araña que escapó antes de los cinco minutos se consideró "no establecida". Se hicieron diez repeticiones. Todas las arañas utilizadas en el experimento fueron recolectadas con el método del batidor entomológico con la ayuda de una puca, todas las arañas pertenecían a la familia Pisauridae y tenían aproximadamente 3 mm de largo. Se eligió esta familia porque estas arañas eran más comunes en las muestras para la comparación entre ramas vegetativas y reproductivas.

La abundancia relativa de hormigas y arañas entre tratamientos se comparó usando la prueba t de Student (software SYSTAT 10). La composición del gremio se analizó mediante el índice cuantitativo de similitud Morisita-Horm (software BIO-DAP), cuyos valores varían de 0 a 1, con el fin de comparar la composición del gremio entre microhábitats. La distribución de tamaños entre estos dos tipos de ramas se comparó mediante intervalos de confianza con un análisis del 95%. Se depositaron muestras de arañas en el "Instituto Butanta - Laboratorio de Artropodes" y de hormigas en el "Colecao de Referencia Zoológica de la Universidade Federal do Mato Grosso do Sul".

La cantidad total de arañas recolectadas fue de 71, 30 de ramas reproductivas y 41 de ramas vegetativas. No hubo diferencia en la comparación entre los valores promedio del número de arañas en ramas vegetativas (Media = 1.41 DE = 1.268) y reproductivas (Media = 1 DE = 1.462) de P. carthagenensis (t = -1.076 gl = 28 p = 0.291 ). No se pudo identificar una araña de rama vegetativa y cinco de reproductiva. La presencia de inflorescencia en P. carthagenensis no tuvo un efecto significativo sobre la abundancia de arañas. Incluso la presencia de flores con estructuras y diseños de diferentes tamaños, en comparación con las ramas vegetativas, no fue suficiente para que las arañas fueran más abundantes en las ramas florecientes. Romero y Vasconcellos-Neto (2005), utilizando inflorescencias artificiales en Bromelia balansae Mez, encontraron una tasa de colonización de arañas más lenta que sin inflorescencias. En el caso de Bromelia balansae, la presencia de la inflorescencia provoca un cambio en la disposición de las rosetas que en consecuencia interfiere en la disponibilidad de presas potenciales que caen en la bromelia. Los resultados del presente trabajo parecen contrastar con los obtenidos por Souza y Martins (2004), quienes encontraron que el número de arañas tanto en inflorescencias naturales como artificiales era mayor que en ramas vegetativas. En este estudio, la presencia de inflorescencia representó un aumento en la densidad de hormigas, y la baja densidad de hormigas en ramas vegetativas puede explicar la razón de más arañas en estas ramas.

Se identificaron arañas de las familias Theridiidae, Pisauridae, Araneidae y Anyphaenidae hasta el nivel taxonómico posible. Todos los miembros de Dictynidae pertenecen al género Dictyna. Mimetidae son dos géneros, Ero sp. y Gelanor sp., y los demás no fueron identificados. Los salticidae son Cilystella sp. y Cotinusa sp., y las demás no identificadas. En las ramas reproductivas las familias más frecuentes fueron Pisauridae (68%), seguida de Salticidae, Mimetidae y Anyphaenidae (8% cada una), y las menos frecuentes fueron Dyctinidae y Theridiidae (2% cada una) Araneidae estuvo ausente. En ramas vegetativas también predominó Pisauridae (72%), seguida de Salticidae (15%), Anyphaenidae (7.5%), Mimetidae y Araneidae (2.5% cada una). Theridiidae y Dyctinidae estuvieron ausentes. Según el índice Morisita-Horm, la composición del gremio en los diferentes tipos de ramas fue similar (0,995), lo que indica una alta similitud entre hábitats. El gremio de construcción de telarañas fue el menos frecuente en ambas ramas, y los emboscadores fueron los más frecuentes en ambos tratamientos, seguidos por los acechadores y los corredores de follaje (Figura 1). La distribución del tamaño corporal de los dos tipos de ramas no difirió. En ramas vegetativas el valor de tamaño corporal más pequeño encontrado fue de 1 mm y el mayor de 5,5 mm. El 50% de las arañas en este tratamiento midió entre 2,5 mm y 4,0 mm. En las ramas reproductivas el tamaño corporal más pequeño fue de 1,5 mm y el mayor de 5,0 mm. El 50% de las arañas en este tratamiento midió entre 2,0 mm y 3,5 mm. Las distribuciones de tamaño corporal muestran superposición en los intervalos de confianza al 95%: vegetativo = 3,44-2,71 mm y reproductivo = 3,41-2,66 mm. La presencia de inflorescencia no representó una composición de gremio y una distribución de tamaño corporal distintas. Se esperaba una alta frecuencia de emboscadas en las ramas en flor, debido a que las arañas de este gremio pertenecen a la familia Thomisidae, típica de las inflorescencias (Nentwig, 1993 Souza y Modena, 2004 Souza y Martins, 2004 Souza, en prensa). Este resultado puede ser el mejor indicador de que algún factor está interfiriendo en la comunidad de arañas.

De las 193 hormigas muestreadas, 138 fueron de ramas con flores (Media = 4.6 DE = 6.447) y 55 de ramas vegetativas (Media = 1.833 DE = 3.119). La abundancia relativa promedio de hormigas difirió significativamente cuando se comparó entre tratamientos (t = 2.517 df = 29 p = 0.018). En el experimento realizado para verificar el comportamiento de las arañas hacia las hormigas, el 100% (n = 10) de las arañas permanecieron en las inflorescencias en el tratamiento control. En el tratamiento de inflorescencias con hormigas, el 90% (n = 9) de las arañas fueron expulsadas y solo el 10% (n = 1) permaneció en la inflorescencia. Esta araña en particular estaba particularmente atrapada en la inflorescencia en una región por encima de la cual las hormigas habían estado circulando.

Dado que las inflorescencias estaban densamente ocupadas por hormigas, sugerimos que las hormigas, que afectaron a Pisauridae en nuestro experimento, pueden estar influyendo en la distribución de todos los miembros de la comunidad de arañas. Según Mody y Linsenmair (2004) e Izzo y Vasconcelos (2005), las hormigas reducen claramente la densidad de artrópodos, como los herbívoros, y depredadores importantes como las arañas. Halaj y col. (1997) también encontraron una fuerte interacción entre arañas y hormigas, con el desplazamiento de las arañas por las hormigas. La reducción de arañas por las hormigas representa un contraste con otros estudios, que muestran una correlación nula o positiva entre el número de arañas y hormigas (Grant y Moran, 1986 Karhu, 1998). En el caso de P. carthagenensis, hay indicios de un efecto negativo, porque las hormigas pueden desplazar tanto a las arañas como a sus presas potenciales. La densidad de hormigas en diferentes partes de la planta puede explicar mejor la distribución de las arañas y sus presas potenciales.

Agradecimientos - Transmitimos nuestro agradecimiento a los profesores E.A. Fisher y G. Graciolli por sus sugerencias F.A.M. Santos por la ayuda en el análisis A.L.T. Souza por los comentarios y la bibliografía G.R. Giraldelli por la ayuda en el campo A.D. Brescovit para la identificación de arañas I. Leal y C.R.F. Brandao por su ayuda con Crematogaster D. Rossi y el Prof. R. Vieira para la revisión del texto a los organizadores y participantes del Curso de Ecología de Campo "Ecologia do Pantanal - 2005" por su apoyo logístico y discusiones y a los árbitros anónimos por sus valiosos comentarios. en el manuscrito. El primer autor tuvo una beca de Conservación Internacional-Brasil y el segundo de CAPES.

Recibido el 20 de febrero de 2006 - Aceptado el 13 de septiembre de 2006 - Distribuido el 31 de mayo de 2008 (Con 1 cifra)

ALTSHULER, DL., 1999. Nuevas interacciones de hormigas no polinizadoras con polinizadores y consumidores de frutas en un bosque tropical. Oecologia, vol. 119, no. 4, pág. 600-606.

Software BIODAP. Diversidad ecológica y sus medidas. Fundy National Park and Parks Canada (PHQ). (http: // nhsbig. inhs.uiuc.edu consultado el 20/04/2005).

CONSOLARO, HN., 2004. Biologia reprodutiva de duas especies de Rubiaceae em matas de galeria do Triangulo Mineiro-MG. (Dissertacao de Mestrado) - UFU, Uberlandia-MG. 58 p.

FOELIX, RF., 1996. Biología de las arañas. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. 2 ed. 330 p.

GRANT, S. y MORAN, VC., 1986. Los efectos de las hormigas en busca de alimento en insectos herbívoros arbóreos en una sabana boscosa no perturbada. Entomología ecológica, vol. 11, no. 1, pág. 83-93.

GUNNARSSON, B., 1990. Estructura de la vegetación y distribución de la abundancia y el tamaño de las arañas que viven en abetos. Revista de Ecología Animal, vol. 59, no. 2, pág. 743-752.

HALAJ, J., ROSS, DW. y MOLDENKE, AR., 1997. Efectos negativos de la búsqueda de alimento de las hormigas sobre las arañas en las copas de los abetos de Douglas. Oecologia, vol. 109, no. 2, pág. 313-322.

-, 1998. La estructura del hábitat y la disponibilidad de presas como factores que reducen la abundancia y la organización comunitaria de las arañas en las copas de los bosques del oeste de Oregón. The Journal of Arachnology, vol. 26, no. 2, pág. 203-20.

IZZO, TJ. y VASCONCELOS, HL., 2005. Las hormigas y el tamaño de la planta dan forma a la estructura de la comunidad de artrópodos de Hirtella myrmecophila, una hormiga-planta amazónica. Entomología ecológica, vol. 30, no. 6, pág. 650-656.

KARHU, KJ., 1998. Efectos de la exclusión de hormigas durante los brotes de un defoliador y un chupador de savia en abedul. Entomología ecológica, vol. 23, no. 2, pág. 185-194.

MODY, K. y LINSENMAIR, KE., 2004. Las hormigas atraídas por plantas afectan la estructura de la comunidad de artrópodos pero no necesariamente la herbivoría. Entomología ecológica, vol. 29, no. 2, pág. 217-225.

NENTWIG, W., 1993. Arañas de Panamá. Biogeografía, investigación, fenología, check list, claves y bibliografía de una fauna de araña tropical. Manual de fauna y flora no. 12. Gainesville, Estados Unidos: Sandhill Crane Press. 247p.

POTT, A. y POTT, VJ., 1994. Plantas do Pantanal. 1a ed. Mato Grosso do Sul: Embrapa, Corumba. 320p.

ROMERO, GQ. Y VASCONCELLOS-NETO, J., 2005. Los efectos de la estructura vegetal en la distribución espacial y microespacial de una araña saltarina que vive en bromelias (Salticidae). Revista de Ecología Animal, vol. 74, no. 1, pág. 12-21.

SOUZA, ALT., 2007. Influencia da estrutura do habitat na distribuicao de aranhas. En GONZAGA, MO., JAPAYASSU, HF. y SANTOS, AJ. (eds). Ecologia e Comportamento de aranhas, ed. Interciencia. Río de Janeiro, 400 p.

SOUZA, ALT. y MARTINS, RP., 2004. Distribución de arañas moradoras: inflorescencias versus ramas vegetativas. Ecología Austral, vol. 29, no. 6, pág. 342-349.

-, 2005. Densidad foliar de las ramas y distribución de las arañas que habitan en plantas. Biotropica, vol. 37, no. 3, pág. 416-420.

SOUZA, ALT. y MODENA, ES., 2004. Distribución de arañas en diferentes tipos de inflorescencias en el Pantanal brasileño. The Journal of Arachnology, vol. 32, no. 2, pág. 345-348.

Software SYSTAT. Versión 10, 2000. SPSS Inc.

UETZ, GW., HALAJ, J. y CADY AB., 1999. Estructura gremial de arañas en cultivos principales. The Journal of Arachnology, vol. 27, no. 1, pág. 270-280.

YSNEL, F. y CANARD, A., 2000. Biodiversidad de arañas en relación con la estructura de la vegetación y la orientación del follaje de los setos. The Journal of Arachnology, vol. 28, pág. 107-114.

Programa de Pos-Graduacao em Ecologia e Conservacao, Universidade Federal do Mato Grosso do Sul - UFMS, CP 549, CEP 79070-900, Campo Grande, MS, Brasil


Mono araña

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

mono araña, (género Ateles), mono grande y extremadamente ágil que vive en los bosques desde el sur de México a través de América Central y del Sur hasta Brasil. A pesar de sus manos sin pulgar, este primate larguirucho y barrigón puede moverse rápidamente entre los árboles, usando su larga cola como una quinta rama. Las siete especies de verdaderos monos araña se clasifican en el género Ateles. El mono araña lanudo, o muriqui, que es un pariente cercano pero no un verdadero mono araña, se coloca en el género Brachyteles.

Los monos araña pesan alrededor de 6 kg (13,2 libras) y miden 35 a 66 cm (14 a 26 pulgadas) de largo, excluyendo la cola densamente peluda, que es más larga que el cuerpo. El pelaje, de longitud y finura variables, varía entre las diversas especies de gris a rojizo, marrón oscuro o negro. La mayoría tiene la cara negra con anillos en los ojos blancos, pero algunos tienen la cara de color carne.

Los monos viven en bandas de hasta 35 animales, pero se alimentan en grupos más pequeños, recorriendo las ramas más altas durante el día. Se alimentan más intensamente temprano en el día, saboreando frutas complementadas con nueces, semillas, brotes, flores y hojas, así como arañas y huevos de aves. Normalmente no descienden de los árboles. Saltarán o caerán extendidos de un árbol a otro. Los monos araña son diestros tanto con la cola como con las manos. Recogen objetos con la cola y se cuelgan de las ramas usando solo la cola.

Los monos araña a los que se les dispara con flechas mientras son cazados para alimentarse, a veces se quitan las flechas con las manos e intentan detener la hemorragia. Desconfiados de los humanos, romperán las ramas de los árboles e intentarán arrojarlas sobre los intrusos, y ladrarán como terriers cuando se les acerquen. Los monos araña también producen una variedad de otros sonidos. Cuando se separan de otros miembros de su grupo, se llaman entre sí con una voz relinchante como un caballo. También son capaces de emitir gritos prolongados.

Las crías solteras nacen en reclusión después de un período de gestación de aproximadamente 139 días y dependen de la madre durante un año. El tiempo entre nacimientos varía de dos a cinco años.

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), todas las especies de monos araña verdaderos están amenazadas. La mayoría están en peligro de extinción, y dos de ellos, el mono araña de cabeza marrón (A. fusciceps), que se encuentra desde el este de Panamá hasta el noroeste de Ecuador, y el mono araña abigarrado o marrón (A. hybridus), que habita el noreste de Colombia y el noroeste de Venezuela, están catalogadas como en peligro crítico de extinción. Los monos araña son ampliamente cazados por la población local como alimento. En consecuencia, parte de la disminución de su población se ha atribuido a la presión de la caza. Sin embargo, también se cree que la pérdida de hábitat resultante de la tala y el desmonte de tierras juega un papel importante. Los monos araña son susceptibles a la malaria y se utilizan en estudios de laboratorio de la enfermedad.


Nueve coloridas especies de tarántulas encontradas en Brasil

Las tarántulas arbóreas (arbóreas) son conocidas en algunos lugares tropicales de Asia, África, América del Sur y Central y el Caribe. Tienen una constitución más ligera, cuerpos más delgados y patas más largas, más adecuadas para su hábitat. Su área central es el Amazonas, desde donde se conocen la mayoría de las especies y normalmente muy comunes, que viven en la selva o incluso en los alrededores de las casas.

Ahora, se describieron nueve especies del centro y este de Brasil, incluidas cuatro de las especies arbóreas más pequeñas jamás registradas.

De arriba a la izquierda a abajo a la derecha, respectivamente: hembra Typhochlaena amma, hembra Typhochlaena costae, hembra Typhochlaena paschoali, hembra Pachistopelma bromelicola (Rogerio Bertani / CC-BY 3.0)

Un estudio, publicado en la revista ZooKeys, describe nueve nuevas tarántulas llamadas: Typhochlaena amma, T. costae, T. curumim, T. paschoali, Iridopelma vanini, I. katiae, I. marcoi, I. oliveirai y Pachistopelma bromelicoluna.

& # 8220En lugar de las siete especies que antes se conocían en la región, ahora tenemos dieciséis, & # 8221, dijo el Dr. Bertani. & # 8220En un género resucitado con una misteriosa única especie conocida desde 1841, ahora tenemos cinco especies. Estas son las tarántulas arbóreas más pequeñas del mundo, y su análisis sugiere que el género es muy antiguo, por lo que pueden considerarse reliquias de un taxón anteriormente distribuido & # 8221.

Mujer Iridopelma vanini, izquierda, e Iridopelma katiae (Rogerio Bertani / CC-BY 3.0)

“El descubrimiento de todas estas nuevas especies fuera del Amazonas fue inesperado e ilustra lo poco que sabemos de la fauna que nos rodea, incluso de los puntos calientes de biodiversidad amenazada como la Mata Atlántica brasileña y el Cerrado, una especie de vegetación de sabana”.

Iridopelma oliveirai inmadura en progresión, izquierda, e Iridopelma marcoi (Rogerio Bertani / CC-BY 3.0)

“Estas especies son altamente endémicas y las regiones donde viven están sufriendo una gran presión por las actividades humanas. Por tanto, los estudios para su conservación son necesarios. Además, todas estas nuevas especies son coloridas, lo que podría atraer el interés de capturarlas para el comercio de mascotas, constituyendo otra amenaza ”.

Información bibliográfica: Bertrani R. 2012. Revisión, análisis cladístico y biogeografía de Typhochlaena C. L. Koch, 1850, Pachistopelma Pocock, 1901 y Iridopelma Pocock, 1901 (Araneae, Theraphosidae, Aviculariinae). ZooKeys 230: 1-94 doi: 10.3897 / zookeys.230.3500


¿Cómo ocurren los accidentes con la araña araña?

Los accidentes humanos ocurren en el hogar. Los tejedores a menudo se esconden en zapatos, detrás de cortinas y en medio de la ropa. En estos lugares, terminan atacando al hombre, quien se sorprende por la presencia de la araña.

Los trabajadores rurales también están sujetos al ataque de la araña araña, especialmente cuando recolectan racimos de plátanos. Al recolectar racimos de plátanos y cargarlos sobre sus espaldas, pueden sufrir la picadura de la araña araña.

En Brasil, hay varios casos de accidentes con la araña araña. La mayoría se concentra en las regiones Sur y Sudeste.

La araña marrón y la araña cangrejo también son responsables de causar accidentes en Brasil.


Contenido

Argiope bruennichi se conoce comúnmente como el araña avispa. En Australia, Argiope keyserlingi y Argiope aetherea son conocidos como Arañas de la cruz de San Andrés, por su hábito de descansar en la telaraña con las piernas emparejadas extendidas en forma de X y reflejando la gran decoración blanca de la tela (la cruz de San Andrés [3] tiene la misma forma). Este zigzag blanco en el centro de su red se llama Stabilimentum o decoración web. [3]

En Norte América, Argiope aurantia se conoce comúnmente como el araña de jardín negra y amarilla, araña de cremallera, araña de maíz, o araña de escritura, debido a la similitud de la web stabilimenta con la escritura.

La especie de Asia oriental Argiope amoena es conocido en Japón como kogane-gumo. En Filipinas, se les conoce como gagambang ekis ("X araña"), y gagambang pari ("araña sacerdote", debido a que el cuerpo de la araña se asemeja a la cabeza de un sacerdote con una mitra).

La red de orbes promedio es prácticamente invisible, y es fácil equivocarse en una y terminar cubierta con una red pegajosa. El patrón visible de seda con bandas hecho por Argiope es de color blanco puro, y algunas especies hacen una forma de "X", o un tipo de telaraña en zigzag (a menudo con un centro hueco). Luego, la araña alinea un par de sus patas con cada una de las cuatro líneas en la "X" hueca, formando una "X" completa de líneas blancas con una araña muy llamativa formando su centro.

Los patrones en zigzag, llamados estabilizadores, reflejan la luz ultravioleta. [3] Se ha demostrado que desempeñan un papel en la atracción de presas a la red y posiblemente en la prevención de su destrucción por animales grandes. Los centros de sus grandes redes a menudo están a menos de 1 metro del suelo, por lo que son demasiado bajos para que algo mucho más grande que un conejo pueda caminar. Por lo tanto, se ha especulado que la franqueza de la araña y su telaraña evitará que criaturas más grandes destruyan accidentalmente la tela y posiblemente aplasten a la araña bajo sus pies.

Otros estudios sugieren que la stabilimenta en realidad puede conducir a los depredadores a las especies de arañas como A. keyserlingi colocan su red predominantemente en hábitats cerrados y complejos, como entre juncos.

Como Argiope sentarse en el centro de su red durante el día, han desarrollado varias respuestas a los depredadores, como dejar la red, retirarse a la periferia de la red o incluso bombear rápidamente la red en ráfagas de hasta 30 segundos, similar a el movimiento realizado por los no relacionados Pholcus phalangioides. [4]

Araña de escritura en stabilimentum en Iowa

Argiope spp. araña Encontrado en Goose Creek, Carolina del Sur en octubre de 2019.

La araña macho es mucho más pequeña que la hembra, [5] y está marcada sin pretensiones. Cuando llega el momento de aparearse, el macho teje una red compañera junto a la de la hembra. Después del apareamiento, la hembra pone sus huevos, colocando su saco de huevos en la red. El saco contiene entre 400 y 1400 huevos.

Estos huevos eclosionan en otoño, pero las arañitas hibernan en el saco y emergen durante la primavera. El saco de huevos está compuesto por múltiples capas de seda y protege su contenido del daño; sin embargo, se ha observado que muchas especies de insectos parasitan los sacos de huevos.

Como casi todas las demás arañas, Argiope son inofensivos para los humanos. Como es el caso de la mayoría de las arañas de jardín, comen insectos y son capaces de consumir presas hasta el doble de su tamaño. A. savigny incluso se informó que ocasionalmente se alimentaba del pequeño murciélago Rhynchonycteris naso. [6]

Potencialmente pueden morder si se agarran, pero aparte de para defenderse, no atacan a los animales grandes. Su veneno no se considera un problema médico grave para los seres humanos, a menudo contiene una amplia variedad de toxinas poliaminas con potencial como agentes medicinales terapéuticos. [7] Entre ellos destaca la argiotoxina ArgTX-636 (A. lobata).

Un mordisco de la araña de jardín negra y amarilla (Argiope aurantia) es comparable a una picadura de abeja, con enrojecimiento e hinchazón. Para un adulto sano, una mordedura no se considera un problema. [8] [9] [10]

Aunque no son arañas agresivas, los muy jóvenes, los ancianos, los que tienen el sistema inmunológico comprometido o aquellos con alergias conocidas al veneno deben tener cuidado, tal como se haría con una colmena. [8]

La primera descripción del género. Argiope se atribuye a Jean Victoire Audouin en 1826, [1] aunque escribió que el género fue establecido por Savigny. [11] En la primera edición de la obra en la que apareció la descripción (Descripción de l'Égypte: Histoire Naturelle), Audouin usó la ortografía "Argyope", tanto para el nombre vernáculo francés como para el nombre genérico latino. [11] En la segunda edición, continuó usando "Argyope" para el nombre vernáculo francés, pero la primera mención del nombre genérico latino tenía la ortografía "Argiope", aunque se siguieron utilizando los binomios de las especies"Argyope". [12] Esto dio lugar a una controversia sobre si Audouin tenía la intención de corregir la ortografía del nombre genérico, que se deriva del griego αργιόπη. En 1975, la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica validó la ortografía".Argiope", sobre la base de que el cambio de la primera a la segunda edición fue una corrección prevista. [13] [14]

Especies Editar

A partir de abril de 2019 [actualización], Argiope contiene 88 especies: [2]

  • A. abramoviLogunov y amp Jäger, 2015 - Vietnam
  • A. aemula(Walckenaer, 1841) - India a Filipinas, Indonesia (Sulawesi), Vanuatu
  • A. aetherea(Walckenaer, 1841) - China a Australia
  • A. aetheroidesYin, Wang, Zhang, Peng y amp Chen, 1989 - China, Japón
  • A. ahngeriSpassky, 1932 - ¿Irán, Kirguistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán?
  • A. amoenaL. Koch, 1878 - China, Corea, Taiwán, Japón
  • A. anasujaThorell, 1887 - Seychelles a India, Pakistán, Maldivas
  • A. anomalopalpisBjørn, 1997 - Congo, Sudáfrica
  • A. appensa(Walckenaer, 1841) - Hawái, Taiwán a Nueva Guinea
  • A. argentata(Fabricio, 1775) - Estados Unidos a Chile, Argentina
  • A. aurantiaLucas, 1833 - Canadá a Costa Rica
  • A. aurocinctaPocock, 1898 - África central, oriental y meridional
  • A. australis(Walckenaer, 1805) - África central, oriental, meridional, islas de Cabo Verde.
  • A. bivittigeraStrand, 1911 - Indonesia
  • A. blandaO. Pickard-Cambridge, 1898 - Estados Unidos a Costa Rica
  • A. boesenbergiLevi, 1983 - China, Corea, Japón
  • A. buganvilla(Walckenaer, 1847) - Nueva Guinea a las islas Salomón.
  • A. bruennichi(Scopoli, 1772) - Europa, Turquía, Israel, Rusia (de Europa al Lejano Oriente), Irán, Asia Central a China, Corea, Japón
  • A. brunnescentiaStrand, 1911 - Nueva Guinea, Papua Nueva Guinea (Bismarck Arch.)
  • A. buehleriSchenkel, 1944 - Timor
  • A. bullockiArco iris, 1908 - Australia (Nueva Gales del Sur)
  • A. butchkoLeQuier y amp Agnarsson, 2016 - Cuba
  • A. cesáreaThorell, 1897 - India, Myanmar, China
  • A. caledoniaLevi, 1983 - Nueva Caledonia, Vanuatu
  • A. cameloidesZhu & amp Song, 1994 - Porcelana
  • A. carvalhoi(Mello-Leitão, 1944) - Brasil
  • A. catenulata(Doleschall, 1859) - India a Filipinas, Nueva Guinea, Australia
  • A. chloreisThorell, 1877 - Laos, Indonesia, Papua Nueva Guinea
  • A. comoricaBjørn, 1997 - Comoras, Mayotte
  • A. coquereli(Vinson, 1863) - Tanzania (Zanzíbar), Madagascar
  • A. dangJäger y amp Praxaysombath, 2009 - Tailandia, Laos
  • A. dietrichaeLevi, 1983 - Australia (Australia Occidental, Australia del Norte)
  • A. doboensisStrand, 1911 - Indonesia, Nueva Guinea
  • A. doleschalliThorell, 1873 - Indonesia
  • A. ericaeLevi, 2004 - Brasil, Argentina
  • A. flavipalpis(Lucas, 1858) - África, Yemen
  • A. floridaChamberlin & amp Ivie, 1944 - ESTADOS UNIDOS
  • A. halmaherensisStrand, 1907 - Indonesia (Molucas) a Nueva Guinea
  • A. hinderlichiJäger, 2012 - Laos
  • A. hoiseniBronceado, 2018 - Malasia (península)
  • A. intricataSimón, 1877 - Filipinas
  • A. jinghongensisYin, Peng y Wang, 1994 - China, Vietnam, Laos, Tailandia
  • A. kaingangCorronca & amp Rodríguez-Artigas, 2015 - Argentina
  • A. katherinaLevi, 1983 - Australia del Norte
  • A. keyserlingiKarsch, 1878 - Australia (Queensland, Nueva Gales del Sur, Lord Howe Is.)
  • A. kochiLevi, 1983 - Australia (Queensland)
  • A. legionisMotta y amp Levi, 2009 - Brasil
  • A. leviiBjørn, 1997 - Sudáfrica, Kenia, Tanzania
  • A. lobata(Pallas, 1772) - Sur de Europa a Asia Central y China, norte de África, Sudáfrica, Israel, India, desde Myanmar a Nueva Caledonia y norte de Australia.
  • A. luzona(Walckenaer, 1841) - Filipinas
  • A. macrochoeraThorell, 1891 - India (Nicobar Is.), China
  • A. madangLevi, 1984 - Nueva Guinea
  • A. magnificaL. Koch, 1871 - Australia (Queensland) a las islas Salomón.
  • A. mangalKoh, 1991 - Singapur
  • A. manilaLevi, 1983 - Filipinas
  • A. mascordiLevi, 1983 - Australia (Queensland)
  • A. minutaKarsch, 1879 - Bangladesh, este de Asia
  • A. modestaThorell, 1881 - Borneo a Australia
  • A. niasensisStrand, 1907 - Indonesia
  • A. oculaFox, 1938 - China, Taiwán, Japón
  • A. ocyaloidesL. Koch, 1871 - Australia (Queensland)
  • A. pentagonaL. Koch, 1871 - Fiyi
  • A. perforataSchenkel, 1963 - Porcelana
  • A. pictaL. Koch, 1871 - Indonesia (Molucas) a Australia
  • A. pictulaStrand, 1911 - Indonesia (Sulawesi)
  • A. ponapeLevi, 1983 - Caroline es.
  • A. possoicaMerian, 1911 - Indonesia (Sulawesi)
  • A. probataArco iris, 1916 - Australia (Queensland)
  • A. protensaL. Koch, 1872 - Nueva Guinea, Australia, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda
  • A. pulchellaThorell, 1881 - India a China e Indonesia
  • A. pulchelloidesYin, Wang, Zhang, Peng y amp Chen, 1989 - Porcelana
  • A. radónLevi, 1983 - Australia del Norte
  • A. ranomafanensisBjørn, 1997 - Madagascar
  • A. reinwardti(Doleschall, 1859) - Malasia a Nueva Guinea
    • Argiope r. sumatrana(Hasselt, 1882) – Indonesia (Sumatra)
    • Argiope t. deserticolaSimon, 1906 – Sudan
    • Argiope t. kauaiensisSimon, 1900 – Hawaii

    Argiope use autotomy - restricting blood flow to their own leg until it falls off - to minimize blood loss due to injury. [15] [16] This is triggered by pain. [15] [16] Honeybee and wasp venoms induce the same pain in Argiope - even when the injury is minor - causing Argiope to drop the affected leg. [15] [16] The same effect can also be produced by chemically fractionated components of those venoms (specifically serotonin, histamine, and phospholipase A2) that also cause pain in humans. [15] [16]


    Myth: Deadly Australian/Brazilian spiders

    Hecho: The previous myth page, where I said that no spider species anywhere can properly be called "deadly," generated more comments than any other on the site. Most were from Australians who were certain their country at least had truly deadly spiders, including the Sydney Funnelweb Spider, Atrax robustus, and the Redback Spider, Latrodectus hasselti. Some also mentioned White-tailed Spiders, genus Lampona. Some comments were from Brazilians who put forward their Phoneutria wandering spiders as the world's deadliest.

    To start with, these people had misunderstood what I said. I Nunca claimed that no human ever died from spider venom. What I said was, there is no species whose bite kills much more than 5% of its victims, nor any spider that kills within minutes, like in the movies. This applies just as strongly to Australia and Brazil as to the USA.

    According to the Australian Museum, the number of human deaths from authentic spider bites of alguna kind in Australia since 1979 has been zero. A recent published medical study followed 750 genuine Australian spider bite cases with identified spiders over 27 months (1999-2001). Only 44 bites (6%, mostly redback spider bites) had significant effects. Only 6 redback bites and 1 Atrax bite were serious enough to need antivenom. In no case was there any sign of allergic response to spider venom, and I have only seen one such case in North America in 44 years.

    Atrax robustus, the Sydney Funnelweb Spider, is often publicized as the "world's deadliest." Authentic medical information suggests otherwise. There have been no deaths (out of 30-40 bites per year) since antivenom was introduced in 1980. During the 53 year period 1927-1979 there were 13 or 14 known deaths, which would be a death rate of under one percent! Although one child died in 15 minutes, adult fatalities typically took 2-3 days. 90% of Atrax bites are judged not serious enough to need antivenom.

    Most serious spider bites in Australia are from the Redback, Latrodectus hasselti, a close relative of American black widows with very similar venom and effects. The recent study mentioned above tallied 56 genuine redback bites. Only 37 (66%) had any serious effects, and only 6 (11%) were serious enough to need antivenom. There have been no redback-caused human deaths in several decades.

    White-tailed spiders, Lampona cylindrata and relatives, have recently been blamed for Australian cases of severe necrotic lesions, but this connection was not based on enough evidence. The same authors who did the 750-bite study mentioned above, gathered a further 130 cases (aged 3-76 years) bitten by identified Lampona spiders. Local pain and itching were the only effects. No one developed any lesion or ulcer. White-tailed spiders are not guilty of doing any serious harm to humans this page has more details.

    Brazilian Wandering Spiders (aranhas armadeiras), Phoneutria nigriventer, P. keyserlingi y P. fera, are sometimes said to have the world's most toxic spider venom – probably based on a well publicized study where mice were killed by intravenous injection of as little as 0.006 mg of venom. Since I'm a man, not a mouse, that doesn't worry me much. Authoritative sources state that over 7,000 authentic cases of human bites from these spiders have been recorded, with only around 10 known deaths, and about 2% of cases serious enough to need antivenom. So despite the surprisingly large number of bites, this spider is not exactly public enemy number one either.

    Most medical conditions blamed on spiders by physicians lack confirmation that any actual spider was involved in the case. Spider bites of all kinds are rare events (as opposed to other bites and medical conditions that get wrongly blamed on spiders). Although it is possible for a spider bite to cause death, that is a very unlikely outcome and does not happen in enough cases to justify calling any spider "deadly."

    "Everything that 'everybody knows' about spiders is wrong!" —Rod Crawford sets the record straight with Spider Myths.


    Why Thousands of Spiders Are Crawling in the Skies Over Brazil

    Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

    Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

    Last week, spiders descended in droves upon a town in southern Brazil – literally.

    When 20-year-old web designer Erick Reis left a friend's house on Sunday, he saw what looked like thousands of spiders overhead, reported G1, a Brazilian news site, on Feb. 8. The large, sturdy spiders were hanging from power lines and poles, and crawling around on a vast network of silk strands spun over the town of Santo Antonio da Platina.

    Reis did what many of us might do: He pulled out his camera and shot a video of spiders seemingly falling from the sky.

    As creeptastic is it may be, "The phenomenon observed is not really surprising," said Leticia Aviles, who studies social spiders at the University of British Columbia. "Either social or colonial spiders may occur in large aggregations, as the one shown in the video." The reason, she and others say, is simple: This is how they hunt.

    An early report suggested the swarming spiders were Anelosimus eximius, a social species of spider that weaves communal webs, lives together as adults, and shares childcare duties.

    However, it appears that initial assessment may be wrong. The spiders in the video are more likely a species of colonial spider that aggregates individual webs and lives in groups only temporarily, dispersing before reproducing, Aviles said.

    "The spiders I saw in the video are not Anelosimus eximius," said Deborah Smith, an entomologist at the University of Kansas who specializes in social spiders. She notes that A. eximius is a bit smaller than the arachnids Reis filmed, and may not live that far south. "The spiders in the video are very large and robust," she said. "It might be worth looking at Parawixia bistriata, a large, group-living orb weaver, to see if that one fits the bill."

    Arachnologist George Uetz agrees. "This is definitely not Anelosimus eximius," said Uetz, who studies spiders at the University of Cincinnati. He notes that the spiders appear to be spread out on a colonial network of individual orb webs (rather than building a communal nest) and resemble big, orb-weaving spiders – perhaps Parawixia bistriata. "This colony is quite large," he said, noting that the spiders aren't actually raining down. "The web is fixed, although it is very fine and mostly invisible," he said.

    Cornell University arachnologist Linda Rayor and Aviles also agree that what's probably being filmed is a massive P. bistriata colonia. That species lives in South American savannas and spins colonial webs. A bit of good news is that their venom is not believed to be harmful to humans, Uetz said.

    Si esto es Parawixia, or a similar species, there's a reason the spiders may have appeared to come out of nowhere. "At night, they all collect in a colonial retreat, probably out of sight in a tree," Uetz said. "Then they build the colonial framework early in the day, and build individual webs upon it. They sit on these webs and capture prey."

    Whether the spiders are setting up camp or dispersing is an open question. It's possible that Reis caught the conglomerate just as they had moved in to a new home – in which case he'll see spiders in the sky whenever he visits his friends. At least for as long as insects are plentiful and the neighborhood is safe from birds, or until it's time to reproduce. P. bistriata colonies dissolve before the spiders make more spiders, Aviles said. When they are clumped together, the groups tend to comprise single families.

    "I suppose those can be quite large," Aviles said. "Or, in some cases, multiple families may remain aggregated, giving rise to a colony as huge as the one shown in the video."

    It's also possible the spiders were caught in the act of dispersing, and that the massive web overhead is temporary, though that's more likely if the spiders are, in fact, Anelosimus eximius. An easy to make a determine which species they are is to look for the presence of an orb web, which would point toward Parawixia, Aviles said. Or better yet, snap a close-up photo of one of the spiders. Any volunteers?


    It's Raining Spiders in Brazil

    In case you don&rsquot have enough nightmare fuel, try moving to the Brazilian town of Espírito Santo do Dourado. There, residents have reported that the sky is regularly filled with spiders, which rain down on unsuspecting people like some kind of demon weather.

    A video of the phenomenon was captured by 14-year-old João Pedro Martinelli Fonseca, who was visiting his grandparents in the town located in the southern state of Minas Gerais, just north of Rio de Janeiro. There, apparently it&rsquos common to see a sky full of small, black dots as spiders fall from the sky. Echar un vistazo:

    This sort of behavior is reportedly common for this particular species of orb-weaving spider native to the southern half of South America. On humid nights, these spiders work together to weave giant webs spanning dozens of feet and reaching from tree to tree. In this video, the spiders aren&rsquot really falling from the sky so much as hanging out there, waiting for prey.