Información

¿Hay animales a medio evolucionar vivos hoy en día?

¿Hay animales a medio evolucionar vivos hoy en día?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sé que hay animales que son "más simples" que otros animales, pero ¿hay alguno que esté medio evolucionado? ¿Hay animales con funciones a medio desarrollar, como brazos, piernas, etc.?

Esto era parte de la pregunta original, pero era incorrecta.
Decir que todas las especies del planeta son "transicionales" es una respuesta inaceptable porque solo funciona si se asume que la macroevolución es verdadera.

Decir que todos los animales en transición simplemente murieron tampoco parece del todo correcto. Si todos los animales de transición anteriores simplemente se extinguieran, ¿no tendríamos solo unas pocas especies especializadas vivas hoy? Esto no permitiría la diversidad que vemos hoy.


Sé que hay animales que son "más simples" que otros animales, pero ¿hay alguno que esté medio evolucionado? ¿Por qué no hay mitad simio y mitad humanos vivos?

Oh vamos. Sabes si los australopitecinos o Homo habilis todavía existía, se estaría preguntando "¿Por qué no viven la mitad Homo habilis y mitad humanos "? Y cuando los otros grandes simios se extingan, te preguntarás por qué no hay formas de transición entre humanos y monos. La respuesta a esa pregunta es, los humanos somos simios; los chimpancés y nosotros estamos casi tan cerca como dos especie puede ser; podríamos tener formas más cercanas que sobrevivieron, pero también podríamos tener una brecha mucho mayor entre nosotros y nuestros parientes más cercanos de lo que tenemos actualmente. En otras palabras, cualquier simio es un ejemplo válido de algo "mitad humano mitad mono ". Es como pedir un vehículo que sea mitad automóvil, mitad Volvo.

¿Hay animales que recién están comenzando a desarrollar brazos y piernas?

¿Quiere decir, modificar las aletas en extremidades en un movimiento general de vivir en el agua a vivir en la tierra, como se cree que hicieron los primeros tetrápodos? Me gustan los saltamontes.

Decir que todas las especies del planeta son "transicionales" porque no hay especies últimas o finales es una respuesta inaceptable porque solo funciona si se asume que la macroevolución es verdadera.

No del todo, es una explicación de qué es la "macroevolución" y qué cosas predice.

Hay dos aspectos de la teoría de la evolución que a menudo se confunden; una es cómo funciona para generar diversidad y cambio en los organismos vivos, y la otra es cómo funciona para adaptar los organismos vivos a su entorno y crear lo que los humanos vemos como "diseño", "función". Ambas cosas son resultados de la evolución, pero la última es mucho menos importante de lo que pensamos, lo que lleva a las personas que explican la evolución a restarle importancia, lo que luego lleva a la gente a confundirse en cuanto a cómo puede suceder.

La cuestión es que tanto "diseño" como "objetivos / propósitos" son conceptos que están significativo al considerar la evolución, es solo que las palabras son peligrosas porque implican una intención consciente que no está allí. Podría reemplazar "diseño" por "optimización"; La mutación aleatoria combinada con la selección natural puede formar un proceso de optimización, es decir, un proceso que con el tiempo generará formas que tienen propiedades específicas. En el caso de la vida, cualquier propiedad que promueva la propagación del organismo que estamos analizando.

En cuanto a "meta", ese es solo el hecho físico del mundo de que algunos arreglos de la materia tienen efectos diferentes de otros arreglos de la materia; lo que significa que si algunos arreglos de la materia llevan a los organismos a reproducirse mejor, el proceso de optimización de la evolución conducirá de manera predecible a que los organismos tengan ese arreglo de la materia. Así que podemos hablar de, digamos, ojos "diseñados" por la evolución "para ver"; la diferencia entre eso y una roca "diseñada" "para tener su forma" es que "ver" (es decir, que los organismos ancestros sobrevivieron y se reprodujeron en función de lo bien que interpretaron las señales de luz) tuvo una influencia causal en la estructura del ojo del organismo.

Entonces, en ese sentido, podemos pensar que hay "metas" en la evolución; Ver, volar, nadar, respirar… y muchos linajes pueden verse retrospectivamente como evolucionando "en la dirección" de esos objetivos. Pero lo importante es que esos "objetivos" dependen completamente del medio ambiente; Mientras haya presión selectiva para mejorar la vista, un linaje evolucionará para tener mejores ojos, pero en el momento en que la presión selectiva desaparezca o se invierta, el linaje evolucionará para mantener sus ojos actuales o para perderlos. Y, por supuesto, diferentes linajes pueden tener diferentes presiones selectivas sobre ellos y "evolucionar en diferentes direcciones". Es por eso que no hay un único objetivo primordial en la evolución, solo millones de linajes bajo diferentes presiones selectivas que podrían cambiar mañana.

Es por eso que podemos decir que cada especie es "transicional" (porque todas serán algo diferente mañana, o no) y al mismo tiempo no podemos decir transicional hacia qué (porque el entorno es complicado y generalmente no podemos decir bajo qué presión selectiva sostenida está un organismo dado, e incluso si pudiéramos, no podríamos estar seguros de que seguirá siendo el mismo durante los próximos mil o millones de años).

Dicho esto, cuando nuestro cerebro humano dice "medio evolucionado", a menudo tenemos objetivos e imágenes específicas en mente, como "a mitad de camino hacia el vuelo", "a mitad de camino hacia los ojos", "a mitad de camino hacia las extremidades", "a mitad de camino hacia la delfín". Y hay muchas "transiciones" según esa definición: mencioné el saltador del barro; También hay muchos animales que se deslizan, una plétora de ojos (u "ojos") en cada punto del continuo "bueno para ver" (más un espacio de estado que un continuo en realidad), mamíferos acuáticos que pueden recordarnos lo que el los ancestros de los cetáceos eran y podrían evolucionar para ser más acuáticos en el futuro ...

Decir que todos los animales en transición simplemente murieron tampoco parece del todo correcto. Si todos los animales de transición anteriores simplemente se extinguieran, ¿no tendríamos solo unas pocas especies especializadas vivas hoy? Esto no permitiría la diversidad que vemos hoy.

Ah, pero que diversidad hacer que vemos hoy? Lo que observamos en el registro fósil es la extinción constante de algunas formas y la diversificación de otras, que, sin embargo, se parecen más entre sí en aspectos importantes de lo que eran para sus tíos y tías anteriores, es decir, si en algún momento puede tener formas A, B y C, un millón de años después tienes A1, A2, A3 y A4. Para ilustrarlo, los primeros tetrápodos tenían una amplia variedad de dígitos en sus extremidades. Por supuesto, todos parecían básicamente peces. La mayoría de esos primeros tetrápodos se extinguieron; la única línea que sobrevivió tenía cinco dígitos. Y millones de años después, tenemos una asombrosa variedad de organismos que descienden de ese linaje, la mayoría de los cuales no se parecen en nada a los peces o entre sí, pero todos siguen el mismo plan esquelético básico, hasta los cinco dígitos. Entonces, ¿cuál es más diverso?

Básicamente, su pregunta describe con precisión la biosfera como lo muestra el registro fósil, solo se perdió una cosa: la diversificación. Lo que significa que las "pocas especies especializadas" son en realidad "pocas familias / órdenes / clases / phyla especializados que contienen muchas especies".

Al pensar en el cambio evolutivo, es mejor no pensar en una línea de A a B, sino en algo así como fuegos artificiales que se autogeneran. Un grupo se expande, muchos de sus elementos se desvanecen, pero algunos de ellos generan sus propios subgrupos que se expanden a su vez sin dejar de ser parte reconocible del grupo original, y así sucesivamente con la desaparición de la mayoría y la aparición de unos pocos. en algún momento, los grupos más antiguos pueden ser tan grandes y estar llenos de diferentes subgrupos que comienzan a perder su definición, y básicamente en algún momento te das cuenta de que toda la gran masa de elementos que ahora cubren el cielo incluye tanto A como B, es decir, si tiras Al retroceder la cinta, ciertamente puedes rastrear cómo algo que se parecía a A cambió con el tiempo a algo que se parecía a B, pero en realidad es una parte muy pequeña de todo el espectáculo.


Por qué los cocodrilos han cambiado tan poco desde la era de los dinosaurios

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Bristol explica cómo un patrón de evolución de "inicio y parada", gobernado por el cambio ambiental, podría explicar por qué los cocodrilos han cambiado tan poco desde la era de los dinosaurios.

Los cocodrilos de hoy se parecen mucho a los del período Jurásico hace unos 200 millones de años. También hay muy pocas especies vivas en la actualidad, solo 25. Otros animales, como los lagartos y las aves, han logrado una diversidad de muchos miles de especies en la misma cantidad de tiempo o menos.

La prehistoria también vio tipos de cocodrilos que no vemos hoy en día, incluidos gigantes tan grandes como dinosaurios, herbívoros, corredores rápidos y formas serpentinas que vivían en el mar.

En la nueva investigación, publicada hoy en la revista Biología de las comunicaciones de la naturaleza, los científicos explican cómo los cocodrilos siguen un patrón de evolución conocido como "equilibrio puntuado".

El ritmo de su evolución es generalmente lento, pero en ocasiones evolucionan más rápidamente porque el entorno ha cambiado. En particular, esta nueva investigación sugiere que su evolución se acelera cuando el clima es más cálido y que su tamaño corporal aumenta.

El autor principal, el Dr. Max Stockdale de la Facultad de Ciencias Geográficas de la Universidad de Bristol, dijo: "Nuestro análisis utilizó un algoritmo de aprendizaje automático para estimar las tasas de evolución. La tasa de evolución es la cantidad de cambio que ha tenido lugar durante un período de tiempo determinado, que podemos resolverlo comparando las medidas de los fósiles y teniendo en cuenta su edad.

"Para nuestro estudio medimos el tamaño corporal, que es importante porque interactúa con la rapidez con que crecen los animales, la cantidad de alimento que necesitan, el tamaño de sus poblaciones y la probabilidad de que se extingan".

Los hallazgos muestran que la diversidad limitada de cocodrilos y su aparente falta de evolución es el resultado de una lenta tasa de evolución. Parece que los cocodrilos llegaron a un plan corporal que era lo suficientemente eficiente y versátil como para que no tuvieran que cambiarlo para sobrevivir.

Esta versatilidad podría ser una explicación de por qué los cocodrilos sobrevivieron al impacto del meteorito al final del período Cretácico, en el que perecieron los dinosaurios. Los cocodrilos generalmente prosperan mejor en condiciones cálidas porque no pueden controlar su temperatura corporal y requieren el calor del medio ambiente.

El clima durante la era de los dinosaurios era más cálido de lo que es hoy, y eso puede explicar por qué había muchas más variedades de cocodrilos de las que vemos ahora. Poder extraer energía del sol significa que no necesitan comer tanto como un animal de sangre caliente como un pájaro o un mamífero.

El Dr. Stockdale agregó: "Es fascinante ver cuán intrincada existe una relación entre la tierra y los seres vivos con los que la compartimos. Los cocodrilos aterrizaron en un estilo de vida que era lo suficientemente versátil como para adaptarse a los enormes cambios ambientales que han tenido lugar desde el los dinosaurios estaban alrededor ".

El siguiente paso de la investigación del equipo es averiguar por qué algunos tipos de cocodrilos prehistóricos se extinguieron y otros no.


Criatura extraña en capullo

Mala suerte para un animal antiguo atrapado, buena suerte para los científicos modernos: hace unos 200 millones de años, una sanguijuela secretó un capullo viscoso bajo el agua o en una hoja mojada, y un animal diminuto del ancho de unos pocos cabellos humanos se adhirió al nuevo capullo.

Esta pequeña criatura extraña se aferró con su cola primaveral, quedando rápidamente atrapada y envuelta por el capullo. Las inusuales circunstancias dieron como resultado algo casi inaudito: la preservación completa de un animal de cuerpo blando sin huesos duros para fosilizar.

Los científicos dicen que la criatura microscópica parece provenir del género Vorticella. Su talento secreto es enrollar y desenrollar su tallo elástico a una velocidad de 3,1 pulgadas (8 centímetros) por segundo, el equivalente a un humano que cruza tres campos de fútbol en esa cantidad de tiempo.


El problema de la extinción

Si bien descubrir nuevas especies es la parte más fácil de documentar los seres vivos, categorizarlos es la parte difícil. Los investigadores deben hacer coincidir los especímenes con las muestras disponibles, analizar su anatomía y ADN y encontrar su linaje de clasificación. El proceso lleva mucho tiempo y, a veces, no resulta concluyente. El mayor desafío al que se enfrenta la clasificación de especies es la extinción. La extinción elimina los componentes clave de la cadena de clasificación, lo que significa que los científicos pueden terminar de forma rutinaria con especies no relacionadas.

En marzo de 2018, la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN enumeró miles de especies como amenazadas o vulnerables, lo que significa que la capacidad adicional para clasificar especies puede estar en peligro. Esto significa que es posible que nunca tengamos un recuento exacto de especies.


Contenido

Si la tasa de mortalidad de una especie no aumenta después de la madurez, la especie no envejece y se dice que es biológicamente inmortal. Existen numerosas plantas y animales para los que se ha observado que la tasa de mortalidad disminuye con la edad, durante todo o parte del ciclo de vida. [1] Hidra Las especies se observaron durante cuatro años sin ningún aumento en la tasa de mortalidad. [2] Si la tasa de mortalidad permanece constante, la tasa determina la esperanza de vida media. La vida útil puede ser larga o corta, aunque técnicamente la especie no "envejece".

Se ha observado que los individuos de otras especies regresan a un estado larvario y vuelven a crecer hasta convertirse en adultos varias veces. La especie de hidrozoos Turritopsis dohrnii (antes Turritopsis nutricula) es capaz de pasar de una etapa adulta madura a una etapa de pólipo inmaduro y viceversa. Esto significa que no se conoce un límite natural para su vida útil. [3] Sin embargo, no se ha observado un solo espécimen durante un período prolongado, y no es posible estimar la edad de un espécimen por ningún medio conocido. Al menos otro hidrozoo (Laodicea undulata [4]) y un escifozoo (Aurelia sp.1 [5]) también puede revertir de una etapa de medusa a una etapa de pólipo.

De manera similar, las larvas de los escarabajos de la piel experimentan un grado de "desarrollo inverso" cuando se mueren de hambre y luego vuelven a crecer al nivel de madurez alcanzado previamente. Este ciclo se puede repetir muchas veces. [6]

Si la definición de vida útil no excluye el tiempo pasado en estados metabólicamente inactivos, se puede decir que muchos organismos tienen una vida útil de millones de años. Se han hecho varias afirmaciones sobre la reactivación de las esporas bacterianas al metabolismo activo después de millones de años de inactividad. Las esporas conservadas en ámbar han revivido después de 40 millones de años, [7] y las esporas de los depósitos de sal en Nuevo México han revivido después de 250 millones de años, lo que convierte a estas bacterias en los organismos de vida más longevos jamás registrados. [8] En un hallazgo relacionado, un científico pudo persuadir a las bacterias capturadas con sal de 34.000 años de antigüedad para que se reprodujeran. Estos resultados se duplicaron posteriormente de forma independiente. [9]

En julio de 2018, científicos de cuatro instituciones rusas que colaboran con la Universidad de Princeton informaron que habían analizado unos 300 gusanos nematodos prehistóricos recuperados del permafrost sobre el Círculo Polar Ártico en la República de Sakha, y que después de ser descongelados, dos de los nematodos revivieron y comenzaron a moverse y comer. . Se creía que uno encontrado en una madriguera de ardillas del Pleistoceno en el afloramiento de Duvanny Yar en el río Kolyma tenía unos 32.000 años, mientras que el otro, recuperado en 2015 cerca del río Alazeya, tenía una antigüedad aproximada de 30.000-40.000 años. Se creía que estos nematodos eran los animales multicelulares vivos más antiguos de la Tierra. [10] [11]

Al igual que las esporas bacterianas, las semillas de plantas a menudo pueden germinar después de períodos muy prolongados de inactividad metabólica. Una semilla de la palmera datilera de Judea, previamente extinta, revivió y logró brotar después de casi 2000 años. Llamado "Matusalén", actualmente está creciendo en el Kibbutz Keturah, Israel. [12] Del mismo modo, Silene stenophylla se cultivó a partir de frutas encontradas en el escondite de una ardilla antigua. Las plantas germinadas dieron semillas viables. El fruto se fechó en 31.800 ± 300 años. [13] En 1994, una semilla de un loto sagrado (Nelumbo nucifera), fechada en aproximadamente 1300 ± 270 años, germinó con éxito. [14] [15]

Durante la década de 1990, Raúl Cano, microbiólogo de la Universidad Politécnica Estatal de California, San Luis Obispo, EE. UU., Informó haber revivido la levadura atrapada en ámbar durante 25 millones de años, aunque surgieron dudas sobre su antigüedad. [16] [17] [ cita necesaria ] Cano fundó una cervecería [18] y elaboró ​​una "cerveza ámbar" con una variante de 45 millones de años de Saccharomyces cerevisiae. [19]

Microorganismos Editar

Algunos endolitos tienen una vida extremadamente larga. En agosto de 2013, los investigadores informaron evidencia de endolitos en el fondo del océano, quizás de millones de años, con un tiempo de generación de 10,000 años. [20] Se metabolizan lentamente y no se encuentran en estado latente. Se estima que algunas Actinobacterias encontradas en Siberia tienen medio millón de años. [21] [22] [23]

En julio de 2020, biólogos marinos informaron que se encontraron microorganismos aeróbicos (principalmente), en "animación casi suspendida", en sedimentos orgánicamente pobres, de hasta 101,5 millones de años, 68,9 metros (226 pies) por debajo del lecho marino en el giro del Pacífico Sur. (SPG) ("el lugar más muerto del océano"), y podrían ser las formas de vida más longevas jamás encontradas. [24] [25]

Plantas clonales y colonias de hongos Editar

Como ocurre con todas las especies de plantas y hongos de larga vida, ninguna parte individual de una colonia clonal está viva (en el sentido de metabolismo activo) durante más de una fracción muy pequeña de la vida de toda la colonia. Algunas colonias clonales pueden estar completamente conectadas a través de sus sistemas de raíces, mientras que la mayoría no están realmente interconectadas, pero son clones genéticamente idénticos que poblaron un área a través de la reproducción vegetativa. Las edades de las colonias clonales son estimaciones, a menudo basadas en las tasas de crecimiento actuales. [26]

  • Una enorme colonia de pastos marinos. Posidonia oceanica en el mar Mediterráneo cerca de Ibiza, España, se estima que tiene entre 12.000 y 200.000 años. La edad máxima es teórica, ya que la región que ocupa ahora estuvo por encima del agua en algún momento entre 10.000 y 80.000 años atrás. [27] [28] [29]
  • La única colonia clonal superviviente de Lomatia tasmanica en Tasmania se estima que tiene al menos 43.600 años. [30]
  • Se estima que la colonia Jurupa Oak en el condado de Riverside, California, Estados Unidos, tiene al menos 13.000 años de antigüedad. Otras estimaciones lo sitúan entre 5.000 y 30.000 años. [31]
  • Eucalipto recurva Se ha afirmado que los clones en Australia tienen 13.000 años. [32]
  • Se cree que un arbusto de arándano en el condado de Perry, Pensilvania, Estados Unidos, tiene alrededor de 13.000 años. [33] es un arbusto de creosota individual (Larrea tridentata) en el desierto de Mojave del sur de California, Estados Unidos, estimado en 11,700 años. [34] Se ha dicho que otro arbusto de creosota tiene 12.150 años, pero esto aún no está confirmado.
  • Se estima que una colonia de pinos Huon en Mount Read, Tasmania, tiene 10,000 años, con especímenes individuales que viven más de 3,000 años. [35], un abeto de Noruega en el condado de Dalarna, Suecia, vive sobre raíces que han sido datadas por radiocarbono a 9.550 años. El árbol es parte de una colonia clonal que se estableció al final de la última edad de hielo. Descubierto por el profesor Leif Kullman de la Universidad de Umeå, Old Tjikko es pequeño, solo 5 m (16 pies) de altura. [36] [37] [38] [39] es una colonia clonal de Populus tremuloides (álamo temblón) árboles en el centro-sur de Utah, Estados Unidos, que se estima en varios miles de años, posiblemente hasta 14.000 años. [40] A diferencia de muchas otras "colonias" clonales, los troncos sobre el suelo de estos árboles permanecen conectados entre sí por un único sistema de raíces subterráneas masivas.
  • "Humongous Fungus", un individuo de la especie fúngica subterránea clonal Armillaria solidipes en el Bosque Nacional Malheur de Oregón, se cree que tiene entre 2.000 y 8.500 años. [41] [42] Aparte de su extrema edad, también se cree que es el organismo más grande del mundo por área, con 2,384 acres (965 hectáreas).

Especímenes de plantas individuales Editar

    , un pino bristlecone de Great Basin (Pinus longaeva) en las Montañas Blancas de California, se ha medido por recuento de anillos que tiene 4.852 años. [43] Por lo tanto, es el árbol individual vivo no clonal más antiguo del mundo. [44]
  • Un espécimen de Fitzroya cupressoides en Chile se midió por recuento de anillos como 3.650 años, lo que significa que esta especie tiene la segunda edad verificada más antigua de todas las especies de árboles no clonales. [44] [45]
  • El ciprés de Abarkuh, un ciprés mediterráneo (Cupressus sempervirens) en Irán, se estima que tiene entre 2000 y 5000 años.
  • El tejo Llangernyw, un tejo antiguo (Taxus baccata) en el cementerio de la aldea de Llangernyw en el norte de Gales, se cree que tiene entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad. , ubicada en el Parque Nacional Sequoia, California, es la secuoya gigante viviente más antigua conocida (Sequoiadendron giganteum) aproximadamente a los 3.200 años de edad. [46] es una pequeña planta con flores de la familia Apiaceae nativa de América del Sur, que se encuentra en los pastizales de Puna de los Andes en Perú, Bolivia, el norte de Chile y el oeste de Argentina entre 3200 y 4500 metros (10,500 y 14,800 pies) de altitud. Algunas yaretas pueden tener hasta 3000 años. [47]
  • Un baobab Panke (Adansonia digitata) en Zimbabwe tenía unos 2.450 años cuando murió en 2011, lo que la convierte en la angiosperma más antigua jamás documentada, y se estimó que otros dos árboles de la misma especie, Dorslandboom en Namibia y Glencoe en Sudáfrica, tenían aproximadamente 2.000 años. [48]
  • Un higo sagradoFicus religiosa), el Jaya Sri Maha Bodhi en Anuradhapura, Sri Lanka, tiene 2.308 años y fue plantado en el 288 a. C. [49] Es el árbol viviente plantado por humanos más antiguo del mundo. [50]
  • La gran sugi de Kayano, la criptomeria considerada plantada por humanos en Kaga, Ishikawa, Japón, tenía una edad estimada de 2300 años en 1928. La criptomeria que crece naturalmente en la isla de Yakushima, Kagoshima, Japón, tiene entre 2170 y 7200 años.
  • Un espécimen de Lagarostrobos franklinii en Tasmania se cree que tiene unos 2000 años. [51]
  • El tejo de Fortingall, un tejo antiguo (Taxus baccata) en el cementerio de la aldea de Fortingall en Perthshire, Escocia, es uno de los árboles individuales más antiguos que se conocen en Europa. Varias estimaciones han puesto su edad entre 2.000 y 5.000 años, aunque ahora se cree que se encuentra en el extremo inferior de este rango.
  • Se dice que numerosos olivos tienen 2000 años o más. Un olivo en Ano Vouves, Creta, que reclama tal longevidad, ha sido confirmado sobre la base de un análisis de anillos de árboles. [52] [53], un árbol kauri (Agathis australis) en Nueva Zelanda, se cree que tiene entre 1.250 y 2.500 años. Es el árbol kauri en pie más antiguo y más grande en la actualidad.
  • Welwitschia es un género monotípico de plantas de gimnospermas, compuesto únicamente por las distintas Welwitschia mirabilis. La planta se considera un fósil viviente. La datación por radiocarbono ha confirmado que muchas personas han vivido más de 1000 años y se sospecha que algunas tienen más de 2000 años. [cita necesaria]

Animales acuáticos Editar

    que se encuentran en el Mar de China Oriental y el Océano Austral se han estimado en más de 10,000 años. Aunque esto puede ser una sobreestimación, es probable que este sea el animal de más larga vida en la Tierra. [54] [55] [56]
  • Especímenes del género coral negro Leiopathes, tal como Leiopathes glaberrima, se encuentran entre los organismos con vida continua más antiguos del planeta: alrededor de 4.265 años. [57]
  • La esponja de barril gigante Xestospongia muta es uno de los animales más longevos, y se estima que los especímenes más grandes del Caribe superan los 2.300 años. [58]
  • El coral negro Antipatharia en el Golfo de México puede vivir más de 2,000 años. [59]
  • La esponja antártica Cinachyra antarctica tiene una tasa de crecimiento extremadamente lenta en las bajas temperaturas del Océano Austral. Se ha estimado que un espécimen tiene 1.550 años. [60]
  • Un espécimen, "Ming" del ciprino islandés Arctica islandica (también conocido como quahog oceánico), un molusco, vivió 507 años. [61] Otro espécimen tuvo una vida útil registrada de 374 años. [62]
  • El gusano de tubo Escarpia laminata que vive en las filtraciones frías del mar profundo alcanza regularmente la edad de entre 100 y 200 años, y se determina que algunos individuos tienen más de 300 años. Es posible que algunos vivan más de 1.000 años. [63] [64]
  • Se había estimado que el tiburón de Groenlandia vivía unos 200 años, pero un estudio publicado en 2016 encontró que un espécimen de 5,02 m (16,5 pies) tenía 392 ± 120 años, lo que resulta en una edad mínima de 272 y máxima de 512. [ 65] [66] Eso convierte al tiburón de Groenlandia en el vertebrado más longevo. [67]
  • La vida útil máxima del mejillón perla de agua dulce (Margaritifera margaritifera) puede ser de 210 a 250 años. [68] [69] [70]
  • Algunos han afirmado que los peces koi pueden vivir más de 200 años, por ejemplo Hanako, que algunos afirman que murió a la edad de 226 años el 7 de julio de 1977, pero esta estimación de edad se basa en una estimación a escala, [71] [72] es inadecuada y no está científicamente aceptada. [73]
  • Algunas fuentes confirmadas estiman que las ballenas de Groenlandia vivieron al menos hasta los 211 años de edad, lo que las convierte en los mamíferos más viejos. [74] puede llegar a los 205 años. [75]
  • Especímenes del erizo de mar rojo Strongylocentrotus franciscanus se ha encontrado que tienen más de 200 años. [76]
  • Muchas subfamilias de los peces marinos Oreosomatidae, incluida la Alocyttus, Neocyttus, y Pseudocito (denominados colectivamente Oreos) viven hasta 170 años, según estimaciones de incremento de otolitos y datación radiométrica [77] [78] [79]
  • El gusano tubular de filtración de hidrocarburos de aguas profundas Lamellibrachia luymesi (Annelida, Polychaeta) vive desde hace más de 170 años. [80], una especie de almeja de agua salada nativa de Puget Sound, se sabe que vive más de 160 años. [81] [82]
  • Un sueco afirmó que una anguila europea llamada Åle tenía 155 años cuando murió en 2014. Si es correcto, habría sido la más antigua del mundo, habiendo nacido en 1859. [83], también conocida como perca de aguas profundas, puede vivir hasta 149 años. [84] PETA estimó que tenía unos 140 años en enero de 2009. [85]
  • En 2012, un esturión con una edad estimada de 125 años fue capturado en un río en Wisconsin. [86], capaces de criptobiosis, se ha demostrado que sobreviven casi 120 años en estado seco. [87]
  • El búfalo bocazas (Ictiobus cyprinellus), un pez de agua dulce de la familia Catostomidae, tiene una longevidad máxima de al menos 112 años según el recuento de anillos de otolitos y la datación por radiocarbono de bombas. [88]
  • Algunos investigadores estimaron que una orca de la "Comunidad de Residentes del Sur" identificada como J2 o Granny tenía aproximadamente 105 años cuando murió en 2017, sin embargo, otros métodos de datación estimaron su edad entre 65 y 80 años. [89] [90]
  • Un pez de colores llamado Tish vivió durante 43 años después de haber sido ganado en un recinto ferial en 1956. [91]

Humanos Editar

Los humanos son los mamíferos terrestres más longevos. [ cita necesaria ]

    , una mujer francesa, vivió hasta la edad de 122 años, 164 días, convirtiéndola en la humana más vieja documentada que jamás haya existido. Murió el 4 de agosto de 1997. [92] († 116 años, 54 días) fue el hombre verificado de mayor edad y murió el 12 de junio de 2013.
  • La persona viva más antigua conocida hoy en día es Kane Tanaka con 118 años y 171 días (nacido el 2 de enero de 1903). [93]

Estos son ejemplos únicos para una visión más amplia, consulte la esperanza de vida (incluye a los seres humanos).


Gorilas

Como los humanos y los chimpancés, los gorilas son primates. El gorila llamado Koko se hizo famoso por aprender el lenguaje de señas y cuidar a un gato como mascota. Los gorilas pueden formar oraciones originales para comunicarse con los humanos y comprender el uso de símbolos para representar objetos y conceptos más complejos.


La mezcla de biología humana y animal se percibe como antinatural

Pero en biología, al menos, no hay una esencia real para nada en este sentido. Todos estamos hechos de diferentes combinaciones del mismo tipo de cosas, como proteínas y aminoácidos. Incluso gran parte del plano, nuestros genes y ADN, se comparten entre especies, de modo que los humanos y los ratones comparten alrededor del 90% de su ADN, e incluso compartimos alrededor del 35% de nuestros genes con el simple gusano redondo.

Pero esto no significa que no dependamos a menudo de esta forma de pensar para comprender qué hace que un tigre sea natural de una manera que no lo es una silla. También es esta intuición la que nos hace retorcernos ante la idea de un tigre-cabra, pero intrigados por la idea de una silla-mesa.

La manticora es un ejemplo de un híbrido humano / animal de los bestiarios medievales (Crédito: Science Photo Library)

La mezcla de biología humana y animal se percibe como antinatural y se muerde en la nariz (muy parecido a un risotto laksa que pedí una vez), creando un miedo irracional de que los cerdos humanos puedan escapar del laboratorio y apoderarse del mundo (al igual que temo al meteórico auge de la cocina italo-malaya).

Si bien la posibilidad de que la quimera humano-cerdo deambule por el planeta está lejos de la realidad, al igual que los griegos, nuestro miedo a los híbridos fomenta la sensación de que tales criaturas serían monstruosas.


¿Hay animales que hayan dejado de evolucionar?

Algunos animales modernos se parecen a sus ancestros extintos. ¿Estos "fósiles vivientes" realmente no han cambiado en millones de años?

El tiburón duende rara vez se ve, pero cuando aparece aparece en los titulares.

Eso se debe en parte a su aspecto inusual. Su carne rosada le da la apariencia de haber sido desollado, y de su cabeza sobresale un hocico aplanado, parecido a una daga. No es de extrañar que se le haya llamado el "extraterrestre de las profundidades".

Pero el tiburón duende también evoca nuestra imaginación por su especial historia. La familia a la que pertenece, los Mitsukurinidae, parece haber apenas cambiado en 125 millones de años. Eso significa que el tiburón duende es un "fósil viviente", un animal que ha sobrevivido aparentemente sin cambios durante un gran período de tiempo.

Un fósil viviente se verá como un animal fosilizado de hace millones de años. Esto parece implicar que, para estas pocas especies, la evolución se ha detenido por completo y como si hubieran evolucionado a tal punto máximo de perfección que simplemente no necesitan mejorar más. Pero las apariencias pueden engañar, y hay más en estos supervivientes extremos de lo que parece.

El término "fósil viviente" fue acuñado por Charles Darwin en En el origen de las especies en 1859, el libro en el que expuso por primera vez la teoría de la evolución. En una sección, Darwin analizó el ornitorrinco y el pez pulmonado, dos especies modernas que pertenecen a un linaje antiguo y que aún conservan algunas de las características clave de sus ancestros fosilizados.

El pez pertenecía a un grupo que se pensaba que se había extinguido hace 65 millones de años.

Darwin escribió que: "estas formas anómalas casi pueden llamarse fósiles vivientes que han resistido hasta el día de hoy, por haber habitado un área confinada y por haber estado expuestas a una competencia menos severa".

En ese momento, los fósiles vivientes más famosos aún no se habían descubierto. Eso sucedería en 1938 en Sudáfrica. Una curadora de historia natural llamada Marjorie Courtenay-Latimer se dio cuenta de que un pez que estaba examinando no debería haber existido.

El pez pertenecía a un grupo que se pensaba que se extinguió hace 65 millones de años, durante el mismo cataclismo que acabó con los dinosaurios. Fue un celacanto.

Los celacantos tienen raíces que se remontan a 390 millones de años. Son peces grandes que habitan en el fondo y pueden crecer hasta 2 m de largo. Sus aletas carnosas en forma de extremidades y sus escamas moteadas parecen salpicadas de manchas de pintura blanca.

Todos pensaron que había muerto con los dinosaurios.

There are two known species: the African coelacanth and the Indonesian coelacanth. Together they are the only survivors of the lobe-finned fishes, a group that once dominated the oceans.

"The discovery of the coelacanth gave the term 'living fossil' a lot of currency," says palaeontologist Richard Fortey. "It was a dramatic discovery, as everyone thought it had died with the dinosaurs."

But the real importance of the coelacanth lies in what it can tell us about the evolution of land animals.

Around 400 million years ago, some fish began to walk on land, using their fins as legs. These explorers gave rise to all the 4-limbed land animals, from lizards and frogs to birds and bears.

Coelacanths living 400 million years ago were not identical to the fish that live on in 2015

In 2013 scientists sequenced the genome of the African coelacanth. They found that it is the closest living relative of those first land animals.

But that doesn't make it a true living fossil. A second study, also published in 2013, examined coelacanth fossils and DNA. It found that the two living species are significantly different to their dinosaur-era ancestors, both in their genes and in the design of their bodies.

"The phrase [living fossil] implies that evolution has not acted on the organism over these long timescales," say Chris Amemiya and Mark Robinson of the Benaroya Research Institute in Seattle, Washington, who worked on the coelacanth genome project. "That is clearly shown not to be true for coelacanths."

Quite simply, their skeletons have changed. A second dorsal fin has transformed from spiny to lobed, and they have lost bones around the rim of the mouth and around their scales. Coelacanths living 400 million years ago were not identical to the fish that live on in 2015. So are there other animals that really haven't changed their bodies?

Tadpole shrimps look even more prehistoric than coelacanths. Each one has a carapace that resembles a sequin. This protects a long tail-like abdomen ending in two long, thin appendages that look like antennae.

It seems the key to the tadpole shrimps' survival may be how they reproduce

Tadpole shrimps are found as far apart as China and Scotland, and have survived for 300 million years. That means they survived the Permian extinction, often known as the Great Dying, which wiped out almost every other animal species.

Given that, you might think tadpole shrimps have evolution all figured out. But genetics says otherwise. According to a 2013 analysis, tadpole shrimps have evolved and diversified significantly over millions of years. "There is clear evidence of evolution," says study leader Africa Gómez of the University of Hull in the UK.

In fact it seems the key to the tadpole shrimps' survival may be how they reproduce. A single tadpole shrimp can reproduce without a partner, because they are both male and female.

Tadpole shrimps are self-fertilising hermaphrodites. They have sperm-producing lobes in their ovaries, so they can fertilise their own eggs.

20,000 years ago, northern Europe was covered in an ice cap

"Hermaphroditism might allow organisms to colonise habitats better," says Gómez. "You only require one egg, so it gives them an edge in regions where there has been recent habitat change."

That could have helped them at the end of the last ice age. "20,000 years ago, northern Europe was covered in an ice cap," says Gómez. When the ice melted, it exposed new flood plains, rivers and ponds. "If you're a hermaphrodite you can colonise that relatively quickly."

They are also evolving. Gómez has found that tadpole shrimps in the Sahara reproduce faster than those in Europe, perhaps so they can finish before their puddle dries out in the heat. What's more, "some of the Australian species seem to have evolved to endure higher salinity in the sea water, whereas that would instantly kill some of the European ones," says Gómez.

So it seems we have been misled into thinking that these animals are unchanged. Partly it's our nature. Humans are visual animals, and good at recognising shapes, says Gómez. It is "hard to look beyond that" and see that there might be something different going on 'under the hood'.

Why on earth are they called living fossils?

Some supposed living fossils aren't even as old as we previously thought. For instance, cycad plants are said to have lived alongside the dinosaurs. No doubt some cycads did, but the DNA of modern cycads shows that they only evolved 12 million years ago.

"They have been evolving non-stop and speciating and radiating, so why on earth are they called living fossils?" asks Gómez.

Still, the overall look of each living fossil has stayed more or less the same. So while they are clearly evolving, perhaps they are doing so more slowly than everything else.

Though it might seem that these species have stagnated, they are changing. "The mathematical reality behind evolution is that there has to be a mechanism to keep you the same," says David Polly of Indiana University in Bloomington.

There really is something special about living fossils

Genes are always mutating, and being reshuffled by sex, but that doesn't necessarily mean big changes to the animals carrying them. "Evolution does not move inevitably forwards towards new morphology and new designs," says Fortey.

Since most species do change, there really is something special about living fossils. "That they've stayed roughly the same means there's something quite active keeping them that way," says Polly. "The interesting question is what."

So what is it about coelacanths, ghost sharks and tuataras? Something has allowed their bodies to stay mostly unchanged for hundreds of millions of years.

It may be because they were in the right places at the right times.

Animals can only survive if they have somewhere to live. Mass extinctions destroy many of these habitats, but not all of them. "If the habitat in which these organisms lived came through one of these crises, that carried through the organisms themselves," says Fortey. "They were then free to evolve after the crisis, and so the line wasn't broken."

Cockroaches can live in many places

Habitats can also disappear slowly. "In the geological past there were certain environments that were widespread and common," says Polly. "As we come to the geological present they have become less common, and there are new environments." This explains why many species have been forced to change.

Some have survived by being adaptable. For instance, cockroaches can live in many places, such as crevices, holes, rocks or drains. "They can live on almost anything," says Fortey, and that probably explains why they have lasted so long.

For less adaptable species, it's a question of picking exactly the right spot.

Take the animals known as Lingula, which are found on the sea floor, near the coast, of the Indian Ocean. They look like mussels, but they actually belong to an ancient group called the brachiopods. Their fossil ancestors lived in the inter-tidal habitat, the area between low and high tide, says Fortey.

Some of these survivors were buoyed through these events because they lived in the right place

During the Permian extinction event, the seas became drained of oxygen. This meant creatures living in the deep sea were particularly vulnerable, which helps explain why around 95% of marine species were wiped out. Meanwhile, land animals were killed off in similar numbers by a drier climate and expanding deserts.

Pero Lingula's ancestors came through unscathed. In the intertidal zone, the water was continuously recycled so lack of oxygen wasn't a problem. "Some of these survivors were buoyed through these events because they lived in the right place," says Fortey.

Beyond where it lives, a species' attributes can help it survive.

"The fact coelacanths taste disgusting could well have helped them stay alive," says Fortey. They look as if they are covered in mucus, and are said to taste waxy and make those who eat them sick to their stomachs.

Horseshoe crabs are also great survivors. The earliest versions show up in the fossil record nearly half a billion years ago. Modern ones have a particularly colourful secret weapon.

Their bright blue blood coagulates when faced with nasty bacteria, preventing infections from going further. Hundreds of thousands of horseshoe crabs are harvested every year by the medical community, because the crucial chemical in their blood can detect contamination in any solution that might come into contact with blood.

The truth is, there is literally no such thing as a "living fossil". All species evolve, even if it's not obvious.

There is one other species that's been proposed to be a living fossil

Gómez thinks we should retire the term altogether. "Darwin never intended it to be used seriously. The term is over-simplifying and leads to people believing that some things haven't evolved, which is so wrong."

Fortey would rather call creatures like coelacanths 'extreme survivors of a lineage'. It's more accurate, but it's not as catchy.

Finally, there is one other species that's been proposed to be a living fossil. That species is the human race. Is it true, as some people have said, that humans have stopped evolving?

The idea is that technological and medical advances have removed the pressure on us to evolve. Modern societies can keep even the weakest alive, by building shelters and developing vaccines against deadly diseases. As a result, our environment is now much easier to survive in, so we may be just evolving culturally, as David Attenborough suggested in a Radio Times interview in 2013.

Even within the last 10,000 years, humans have changed

However, the genetics doesn't support this. Around 40,000 years ago, the human population exploded, and evolution sped up. In 2007, John Hawks of the University of Wisconsin, Madison and his colleagues studied the DNA from 270 individuals and found that human evolution "has recently accelerated by 100-fold".

Similarly, a 2014 study estimated that the most recent common ancestor of all living humans lived around 239,000 years ago. That is much more recent than some estimates, and again suggests that humans have been evolving rapidly.

Even within the last 10,000 years, humans have changed. The existence of blue eyes, and the ability of some adults to drink animal milk that contains lactose, are two examples of recent innovations.

It's harder to say what has happened in the last few hundred years, when technological progress has been fastest, because it's such a short span of time. But if the other living fossils have taught us anything, it's that it should be impossible for humans to stop evolving.


Chordates

Chordates (Chordata) are a group of animals that includes vertebrates, tunicates, lancelets. Of these, the vertebrates—lampreys, mammals, birds, amphibians, reptiles, and fishes—are the most familiar and are the group to which humans belong.

Chordates are bilaterally symmetrical, which means there is a line of symmetry that divides their body into halves that are roughly mirror images of each other. Bilateral symmetry is not unique to chordates. Other groups of animals—arthropods, segmented worms, and echinoderms—exhibit bilateral symmetry (although in the case of echinoderms, they are bilaterally symmetrical only during the larval stage of their life cycle as adults they exhibit pentaradial symmetry).

All chordates have a notochord that is present during some or all of their life cycle. A notochord is a semi-flexible rod that provides structural support and serves as an anchor for the animal's large body muscles. The notochord consists of a core of semi-fluid cells enclosed in a fibrous sheath. The notochord extends the length of the animal's body. In vertebrates, the notochord is only present during the embryonic stage of development, and is later replaced when vertebrae develop around the notochord to form the backbone. In tunicates, the notochord remains present throughout the animal's entire life cycle.

Chordates have a single, tubular nerve cord that runs along the back (dorsal) surface of the animal which, in most species, forms a brain at the front (anterior) end of the animal. They also have pharyngeal pouches that are present at some stage in their life cycle. In vertebrates, pharyngeal pouches develop into various different structures such as the middle ear cavity, the tonsils, and the parathyroid glands. In aquatic chordates, the pharyngeal pouches develop into pharyngeal slits which serve as openings between the pharyngeal cavity and the external environment.

Another characteristic of chordates is a structure called the endostyle, a ciliated groove on the ventral wall of the pharynx that secretes mucus and traps small food particles that enter the pharyngeal cavity. The endostyle is present in tunicates and lancelets. In vertebrates, the endostyle is replaced by the thyroid, an endocrine gland located in the neck.


Possibility, not proof

To be clear, Swamidass’ theory does not prove anything about the Adam and Eve story. It doesn’t even offer positive evidence for it, but that is not the goal. Instead, he provides a bridge for those whose faith insists on the real existence of Adam and Eve. Until now, they have had little choice but to reject evolutionary science, at least partly but often wholly. Classes are taught in some evangelical churches that discount evolutionary science in its entirety, a troublesome prospect, being that 1 in 4 Americans identify as evangelical Christians. But if Adam and Eve could exist within the natural world, we might have a resolution to one of the greatest cultural conflicts of the past two centuries.

This will not tempt someone like me to believe in the creation story laid out in Genesis. But it just might allow those who do believe to be more open to evolution and, god willing, to science more broadly. For those who take the Adam and Eve story literally, the value of this effort is obvious. But there is value for nonbelievers as well. Widespread suspicion of science weakens our social fabric and undermines the common good. From the urgency of climate change and medical research, to the frontiers of artificial intelligence and space exploration, scientific discovery holds tremendous potential for the betterment of human lives. As such, efforts to bring more people into the scientific mainstream serve not one political party or one particular faith — but all of humanity, to the ends of the Earth.

Nathan H. Lents is a professor of biology at John Jay College, The City University of New York, and author of “Not So Different: Finding Human Nature in Animals” and “Human Errors: A Panorama of Our Glitches, from Pointless Bones to Broken Genes.” Follow him on Twitter: @nathanlents


Ver el vídeo: Estos 10 animales solían ser más grandes (Agosto 2022).